Inicio arrow Noticias arrow Las mujeres saharauis con las madres de los secuestrados
Las mujeres saharauis con las madres de los secuestrados

PSOE: del "Hasta la victoria final" a echar a los prosaharauis de los mintines a golpes

El Sáhara no cambia. Periódico de Aragón

Condena Unión Africana secuestro de colaboradores humanitarios

Sindicalistas Internacionales condenan criminal secuestro de cooperantes europeos

El ciudadano saharaui Mohammed Adihani sentenciado por la sala de lo penal en juicio de primera instancia a 10 años de prisión efectiva

 

 

 

 

(Agencia EFE)   Rabuni/ Tinduf, (Argelia), 28 de octubre de 2011. Las mujeres saharauis han expresado hoy su cercanía y solidaridad con las madres de los tres cooperantes secuestrados en los campamentos de refugiados, dos españoles y una italiana, a los que consideran sus propios hijos y por los que afirman rezan diariamente para que sean liberados.
 
Un centenar de mujeres saharauis de varios campamentos, acompañadas de sus hijos y en representación de las madres del pueblo saharaui, se han concentrado ante la base de ACNUR en Rabuni, capital administrativa de los campamentos de refugiados saharauis en el desierto argelino.
 
Las mujeres han dicho que los tres secuestrados están continuamente en sus mentes, pues son de su familia, como el resto de cooperantes, por los que estarían dispuestas a cambiarse como rehenes, como ha explicado una de ellas al coordinador de la Oficina Técnica de Cooperación en Argelia, José María Troncoso, que acudió al acto.
 
"Sabemos cual es el sentir de una madre y estamos sufriendo con ellas, todos los saharauis somos madres en este caso", ha afirmado Fatma Boll, directora de la Escuela de Mujeres 27 de Febrero, que ha recalcado que los cooperantes son quienes garantizan su salud, los colegios, la comida...
 
Jose María Troncoso ha agradecido el emotivo gesto de las madres saharauis para con las madres de los secuestrados y ha recalcado que "aunque es un momento difícil, España va a seguir trabajando aquí por garantizar unas condiciones de vida de la población"
 
Troncoso ha asegurado que permanecer en los campamentos "no ha sido una decisión fácil pero es una apuesta del gobierno español", pero que las condiciones de seguridad tienen que ser suficientes para que no vuelva a pasar una cosa así.
 
Las muestras de apoyo a los cooperantes son continuas por parte de las mujeres saharauis.
 
La responsable de organización de la Unión de Mujeres Saharauis, Asi Lala Wadadi, ha dicho a Efe que este secuestro representa para las mujeres un sufrimiento continuado.
 
Fatimetu Mohamed asegura que "sin el esfuerzo y el apoyo de estas personas habría sido difícil subsistir en esta tierra inhóspita, no podemos nada mas que estar agradecidos".
 
El sentir a los cooperantes parte de su familia es una expresión constante de las madres saharauis.
 
Para Fatimetu Mohamed Buda es como si le hubieran secuestrado a sus propios hijos, "forman parte de nuestras vidas diarias, nos dedican su tiempo" dice.
 
Marian Mana añade que están de luto permanente y relata:."Tengo una hija que trabaja con ellos y desde ese día apenas come. Estamos sufriendo mas por este hecho que por los 35 años que llevamos aquí refugiados. Son nuestros hijos".
 
La vida de los cooperantes también está presente en los rezos de las mujeres saharauis. Menu Lebbi cuenta alzando las manos al cielo que reza todos los días para que se salven y regresen con ellos".
 
Las madres saharauis expresan su esperanza de que los secuestrados vuelvan pronto y dicen que ese día mostraran todas las expresiones de alegría que conoce el pueblo saharaui, a lo que algunas añaden que están dispuestas a ir andando desde sus campamentos para recibir a los cooperantes, con lo que sueñan todas las noches.
 
Los cooperantes, compañeros de los tres secuestrados, fueron visitados a última hora de la tarde de ayer por el presidente de la RASD (República Árabe Saharaui Democrática), Mohamed Abdelaziz, quien se interesó por su estado de ánimo y transmitió su solidaridad, según han relatado a Efe algunos cooperantes.
 
Los accesos a las dependencias en las que viven los cooperantes en Rabuni, que antes estaban abiertos, han sido bloqueados y ahora solo hay una entrada vigilada por personal armado.

 

 
© Sahara Jaén