Inicio arrow Noticias arrow 1 aniversario de Gdeim Izik
1 aniversario de Gdeim Izik

 

MADRID CONCENTRACIÓN FRENTE A LA EMBAJADA DE MARRUECOS ·

8 DE NOVIEMBRE · 19.00 H

GDEIMIZIK

UN AÑO DESPUÉS DE LA BARBARIE, CONTINÚA LA DIGNIDAD

 

 

TRAS LA CONCENTRACIÓN

Proyección del documental de Sáhara Thawra

"Gdeim Izik: el detonante de la primavera árabe"

FINALMENTE LA PROYECCIÓN SE REALIZARÁ EN EL MISMO LUGAR DE LA CONCENTRACIÓN

 

(poemas del libro La primavera saharaui. El grito de Gdeim Izik)

 

En octubre de 2010 se agotó la paciencia de los hijos del Sáhara, y brotó un campamento de 7000 jaimas a 14 kilómetros de El Aaiún. Cada jaima es un bastión infranqueable y una bandera que seguirá flotando en el cielo de la patria hasta la victoria final. Bendita seas tú, jaima. Eres el alma de nuestra tierra y nuestro tesoro más valioso.

Abdurrahaman Boudda

 

 

Ayer, hoy y mañana

Gdeim Izik

será la vergüenza,

de los que no hablaron

ni miraron

ni condenaron.

Ali Salem Iselmu

¿Qué hacer después de poner la otra mejilla?

¿Qué  hacer cuando se agota la paciencia?

¿Qué hacer cuando se acaba el día?

¿Qué razones maniatan la ira?

¿Qué pasión anima a retar la tormenta,

a rezar en la vaguada seca de la espera?

Hijo, sólo nos queda la muerte.

Yo ya he puesto mi otra mejilla.

Ebnu

 

Seco Gdeim Izik,

húmeda Dajla,

mi pueblo de sabios curtidos,

en la paz del combate hablan.

Salka Embarek

 

 

Nayem

Extraño es este nuevo habitáculo al que te ves reducido,

tú que sobreviviste la inmensidad de la desesperanza.

Extraño es no estar entre los vivos.

Zahra Hasnaui

 

Nuestra esperanza despierta

con el sol de la mañana,

y el frig de la Hamada

se instala en nuestro país.

Bachir Ahmed Aomar

 

 

En treinta días de mi vida quise volver a sentir

cómo se vive en libertad,

recogí erkaiz, las estacas,

y las extensas esteras

de esparto de mi jaima,

que había heredado

de mi estirpe beduina,

y me fui lejos a respirar vientos de libertad.

Bahia Mahmud Awah

 

Jaimas, jaimas,

se alzaron en Gdeim Izik.

Jaimas, jaimas,

desafiaron al colono

y retumbó la epopeya

allá donde fuere.

Se dijo, de una vez por todas:

El Sáhara no se vende.

Chejdan Mahmud

 

Y se hizo la oscuridad,

el silencio,

no hay pruebas.

Y el mundo se volvió ciego,

sordo,

inmundo,

inmundicia.

Dios se estremeció

y volvió a reinar la injusticia.

Larosi Haidar

 

Esa paz no tenía pelo,

ni ojos, ni cuello.

Ni mano generosa,

ni promesa con extremidad alguna.

La paz de la que nos hablaron aletarga 

en un pulcro folio de basura onusina.

Por la arrogancia de ese Consejo Permanente de Hienas.

Limam Boisha

 

Estos tiempos de robo, de desmán

y de despojo,

Gdeim Izik o Sidi Bouseid,

o el pan de la discordia

Esta imagen de muertos, de balazos

y estas antiguas herramientas.

Mohamidi Fakal-la

 

 

Noviembre apuró los caminos del éxodo

y tú has elegido pasar hambre a no ser hambrienta.

A tener sed de garganta pero no de palabra.

A vivir en la miseria, a no ser miserable.

A dar tu juventud, toda tu edad, para vivirla con dignidad.

Saleh Abdalahi

 

Izik,

se rompió el miedo,

Gdeim Izik,

desafío multiforme

de mi pueblo en resistencia.

Izik,

genio cívico y ejemplar,

Gdeim Izik,

participación popular.

Salka Embarek

 

 

 

Los crímenes no se pueden ocultar en cualquier parte del mundo, y tampoco la culpa de quien los ha cometido. Pero cuanto más tiempo se cierren los ojos a la impunidad, habrá más violaciones a los derechos humanos, más atrocidades, lo que empujará a lo inimaginable. Como Jatarramla, Gdeim Izik pasará a la historia como un hito en la lucha saharaui por su patria y como símbolo de rechazo a la ocupación.

Ahmed Muley Ali

 

Organización de las Naciones Unidas, Gobierno de España, comunidad internacional y a quien corresponda, hoy pido la palabra para contar una historia de un lugar que huele a indiferencia, a represión y a olvido. Un rincón del planeta sitiado, mutilado y poblado de gentes nobles que con valentía enarbolan la bandera de la dignidad pues es lo único que no les han podido arrebatar.

Sukeina Aali Taleb

 

 

 
© Sahara Jaén