Inicio arrow Noticias arrow VISITA DE RAJOY A MARRUECOS
VISITA DE RAJOY A MARRUECOS

 

VISITA DE RAJOY A MARRUECOS

 

Visita de Rajoy a Marruecos

Pregunta de ICV sobre la visita de Rajoy a Marruecos y sobre el Sahara al gobierno español

 

CANARIAS. MULTAS ACTIVISTAS PRO SAHARAUIS

Stop robo de recursos saharauis y retirada de sanciones a activistas canarios

Solidarios con el Sahara protestan este sábado en Gijón por la imposición de multas a los activistas canarios

 

 

ACUERDO PESCA

Un miembro del PE considera "absurdas" las conversaciones UE-Marruecos sobre un nuevo acuerdo de pesca

 

 

CULTURA / DEPORTES

 

Javier Bardem presentará en Berlín el documental sobre el Sáhara

Cuba. Primera proyección del documental El maestro Saharaui

SAHARA MARATHON 2012. Los atletas Chema Martínez y Fabián Roncero presentarán la duodécima edición del maratón

 

DERECHOS HUMANOS

 

Deniegan el asilo a un saharaui que lleva un año residiendo en el CETI

 

APOYO SAHARA 

Berlín reafirma su apoyo a las negociaciones para la solución del conflicto del Sáhara Occidental

Buteflica: Argelia está dispuesta a reanudar la construcción del Magreb Árabe en el marco del respeto a la legalidad internacional

 

****************************

Visita de Rajoy a Marruecos

 

 

Diez años separan estas imágenes. Zapatero era, en 2001, jefe de la oposición, y realizó el viaje durante la crisis de Perejil. En el viaje de Rajoy el mapa de Marruecos con el Sahara, Ceuta y Melilla y Canarias, ha desaparecido del plano.
 
DESDE EL ATLANTICO  CARLOS RUIZ MIGUEL  15.01.12
El tiempo dirá si este juicio es acertado o no. Con mucho gusto quisiera reconocer que me equivoco. Pero todos los indicios apuntan a dos hechos: primero, la visita de Rajoy a Marruecos ha sido resultado de la cesión a una presión o chantaje; y, segundo, esa visita tendrá graves consecuencias para España.
I. INDICIOS DE QUE LA VISITA DE RAJOY A MARRUECOS ES RESULTADO DE UNA PRESIÓN O CHANTAJE
Antes de las elecciones generales, el día 16 de noviembre de 2011, el diario "El País" hizo una entrevista a Mariano Rajoy Brey en la que hubo este diálogo:
P. ¿Cuál será su primer viaje al extranjero?
R. No lo tengo pensado. Lo que sí le puedo decir es que me importa el Magreb. Desde luego me importa mucho la UE, y yo le voy a dar una gran prioridad en los próximos tiempos a Iberoamérica. Porque yo creo que la política exterior de este Gobierno en relación con Iberoamérica es mejorable, por no decir otra cosa, y creo que el hecho de que nosotros pertenezcamos a la UE, y al mismo tiempo podamos tener una relación más intensa con Iberoamérica, la conjunción de esos dos factores nos da una fuerza importante en el mundo, es decir, nos puede hacer ser actores en un mundo que es más global, más abierto, más complejo, con países como China y como otros. Nosotros exportamos a todo Iberoamérica menos que a Portugal. Y con China, India, Rusia y Brasil, que son cuatro países que están creciendo, hacemos el 7% de nuestras exportaciones. El trabajo que hay que hacer ahí es ingente.
P. Tradicionalmente el presidente viajaba siempre la primera vez a Rabat.
R. Bueno, no siempre. Ya veremos. Yo le he dicho que mis prioridades son el Sur, Europa e Iberoamérica.
P. Muy brevemente le pido ideas fuerza respecto a países clave. Marruecos.
R. Quiero tener la mejor relación, somos vecinos y vamos a seguir siéndolo. A lo largo de esta legislatura hubo algún problema y algún mal entendimiento, pero creo que podemos tener una buena relación. Marruecos es un país que ha hecho avances en materia de derechos humanos y que está intentando generar progreso económico, y eso es muy reconfortante.
Para sorpresa general, en el debate de investidura, Mariano Rajoy no hizo ninguna referencia ni al Norte de África, ni a Marruecos, ni a Argelia, ni al Sahara Occidental o a Mauritania.
Después, comenzó la presión para que Rajoy viajara a Marruecos. Creo que un elemento de esa presión fue el viaje secreto de Javier Arenas Bocanegra a Marrakech, el día 31 de diciembre. Según información del diario "El País", Arenas viajó con su familia a Marrakech "para celebrar su cumpleaños". Algo extraño, a mi modo de ver.
¿Y si en lugar de "celebrar el cumpleaños" no hubiera estado realizando alguna gestión política en favor del lobby pro-marroquí?
Tres días después de la visita de Arenas a Marrakech, el 3 de enero de 2012, Rajoy telefoneó a Mohamed VI y le trasladó su deseo de viajar a Marruecos.
El día 10 de enero Rajoy concede una entrevista al director de la agencia Efe donde daba a entender que viajaría primero a Bruselas, pero que ese no era un viaje al "extranjero":
P. ¿Cuál será su primer viaje al extranjero en visita bilateral?
R. Bueno, yo voy a ir el 30 de enero -pero eso ya no se si calificarlo de viaje al extranjero- a Bruselas. Allí tenemos un Consejo Europeo, donde vamos a tratar algunos de los temas... vamos a ver cómo cumplen los países los requisitos de déficit público, vamos a explicar las reformas, vamos a hablar del crecimiento económico y del empleo, de las medidas que hay que tomar a esos efectos... En fin, eso no se si es una visita.
Va a venir aquí Sarkozy a España el próximo lunes 16. También va a venir la presidencia actual, la semestral, que es la presidencia de Dinamarca. También Van Rompuy, el presidente del Consejo Europeo, a venir a España.
Y yo, en principio, si le podemos llamar visIta oficial, creo que la primera visita -ya estamos hablando con las autoridades de ese país-, que voy a hacer, va a ser en Marruecos. A Marruecos, en cuanto las agendas se logren casar, pero supongo que será en un periodo de tiempo relativamente breve.
P. Se mantiene la tradición...
R. Pues si señor...
Las declaraciones de Rajoy debieron disparar las alarmas en el majzen, que debió decidir un aumento brutal en la intensidad de la presión o del chantaje. Un día después, el 11 de enero, Europa Press comunica que la visita será el miércoles 18.
Todo lo anterior parece indicar que ha habido una presión brutal sobre Rajoy. Hay cosas extrañas que así lo indican.
En primer lugar, resulta extraño que el 17 de noviembre de 2011 Rajoy niegue, con razón, que sea una "tradición" que el primer viaje de un presidente del gobierno español sea a Marruecos pues no siempre ha sido así (ni Suárez ni Calvo-Sotelo lo hicieron)... y el 10 de enero diga que "sí señor", "se mantiene la tradición".
Y, en segundo lugar, resulta extrañísimo que el 10 de enero al contestar sobre su primer viaje al extranjero mencione el viaje del 30 de enero a Bruselas, se intente "justificar" (¿ante quien?) diciendo que ese no es un viaje al "extranjero" (¿por qué entonces mencionarlo en una pregunta sobre su primer viaje al extranjero si no es ni su primer viaje al exterior ni lo considera al "extranjero"?) y diga que viajará a Marruecos "en cuanto las agendas se logren casar, pero supongo que será en un periodo de tiempo relativamente breve"... para decir ¡al día siguiente! que viajará el 18 de enero o sea, en un tiempo no "relativamente breve" sino ¡brevísimo!.
No quiero tratar aquí, en este momento, la cuestión de cuál haya podido ser el motivo de chantaje o presión que el majzen y su lobby han ejercido sobre Rajoy..
II. INDICIOS DE QUE RAJOY VA A SER NINGUNEADO
He dejado escrito aquí que el homólogo de Rajoy no es el sedicente "jefe de gobierno" marroquí Abdelilá Benkirán, sino que su verdadero homólogo es Mohamed VI, porque es Mohamed VI, igual que Rajoy, quien preside el Consejo de Ministros. Para que no haya dudas, quien ha venido a España a trasladar la presión del majzén, no ha sido el "ministro de exteriores", el islamista Uzmani, sino el viceministro de Exteriores impuesto por Mohamed VI, Yusef Amrani.
El domingo día 15, Erena Calvo ha publicado en la edición digital del diario El Mundo un artículo importantísimo que revela lo que prepara el majzen. Una cuidadosa lectura de ese artículo nos revela que el majzen va a humillar a Rajoy al nivel de homólogo de Benkirán, dejando la entrevista con Mohamed VI en un "encuentro":
Una visita en la que será recibido por su homólogo, el islamista del Partido Justicia y Desarrollo (PJD) Abdelilah Benkirane, y en la que se prevé también un encuentro con el rey Mohamed VI.
(...)
Ambos mandatarios han sido elegidos en las urnas de sus países recientemente y han formado Gobierno casi de forma paralela en el tiempo. Y ambos estrenarán juntos su agenda de política exterior. (...)
La cita entre Rajoy y Benkirane, (...)
Entre otros, Rajoy y Benkirane abordarán el dossier del terrorismo y el secuestro de los dos cooperantes españoles en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia) el pasado octubre, para cuya resolución Marruecos mostró su disposición a colaborar.
Pero la guinda va a ser a raíz del acuerdo pesquero.
Como es notorio, el acuerdo pesquero de la UE con Marruecos es ilegal por reconocer (y cobrar) como "marroquíes" aguas que no son de Marruecos, las del Sahara Occidental. El gobierno Rajoy ha cometido el error de decir que va a presionar para que se firme un nuevo acuerdo pesquero.
Sin embargo, el gobierno de Rajoy declaró a la agencia EFE el día 12 de enero que:
El Gobierno de Mariano Rajoy está convencido de que su posición favorable a un referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental no interferirá en sus relaciones con las autoridades de Marruecos, país al que el jefe del Ejecutivo viajará el próximo miércoles.
Ahora bien, tampoco esto debió agradar al majzen. La misma agencia EFE ha recogido el día 14 de enero unas declaraciones del ministro de comunicación marroquí, Mustafá Jalfi:
En la agenda de la visita, Jalfi hizo hincapié sobre "las cuestiones económicas" y resaltó la importancia del acuerdo de pesca para la Unión Europea y Marruecos.
"El acuerdo pesquero tiene que respetar la unidad territorial de Marruecos y preservar sus recursos pesqueros", dijo a Efe el ministro.
Dado que para el majzen, la expresión "respetar la unidad territorial de Marruecos" quiere decir que no se puede considerar (aunque así lo exija el Derecho Internacional) el Sahara Occidental como algo distinto de Marruecos, todo parece indicar que el gobierno Rajoy ha caído en una absurda trampa: o se desdice de las posiciones que dice defender sobre el Sahara Occidental o tendrá que reconocer su fracaso para conseguir un acuerdo pesquero de la UE con Marruecos.
En definitiva, todo parece indicar que el gobierno Rajoy está cometiendo un gravísimo error en relación con Marruecos.
No será porque no estuvo avisado.
E insisto, Dios quiera que me equivoque. Pronto lo sabremos.
 
PUBLICO  Posos de anarquía DAVID BOLLERO   18 ene 2012
La pieza que firma hoy María Jesús Güemes acerca de la visita oficial de Rajoy a Marruecos es, sencillamente, magistral. No se la pierdan. Tanto nuestro presidente del Gobierno como Mohamed VI tendrán que tragar sapos y culebras a cambio de dinero. Eso tiene un nombre, que cada uno lo defina como quiera, pero la realidad es que quienes aplauden esta manera de hacer política no hacen otra cosa que firmar nuestra propia sentencia de muerte, no ya moral, sino vital.
Lo hemos visto con los acuerdos de pesca cancelados, que se han llevado por delante la economía de unos pesacadores a los que, por otro lado, nunca les importó a quién pertenecía realmente el pescado que estaban capturando, los recursos que estaban esquilmando. Ahora, Rajoy obviará su propio programa electoral -de qué nos sorprendemos- y tratará de reencauzar la situación sin pensar en el pueblo saharaui. “Apoyamos el proceso de negociaciones entre las partes, patrocinado por Naciones Unidas, con vistas a lograr una solución conforme con las resoluciones del Consejo de Seguridad y el derecho internacional y a la responsabilidad histórica de España”. Ese es su programa y sólo la parte de “conforme al derecho internacional” es suficiente para que se exija a Marruecos que abandone la ocupación ilegal que realiza en el Sáhara Occidental y, desde luego, para no sacar partido de esa ilegalidad, como de hecho está haciendo España.
Pero así funciona la política de hoy en día: el mismo país que según todos los juristas de Derecho Internacional ha cometido una ilegalidad en toda regla ocupando un territorio en proceso de descolonización es hoy miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Ni siquiera menciono la interminable lista de violaciones de Derechos Humanos denunciadas y perfectamente documentadas por un sinfin de organizaciones internacionales, porque eso daría para un libro entero..
Y en este contexto, ¿cuál es la máxima aspiración de Rajoy? Replicar la reunión de Alto Nivel (RAN) que mantuvo Rodríguez Zapatero en 2008 con el entonces primer ministro de Marruecos, Abbas el Fassi, por valor de 520 millones de euros. Dicho de otro modo, esconder toda la porquería debajo de la alfombra a cambio de dinero.
Lo dicho: eso tiene un nombre.
 
18 de Enero de 2012 • 14:10hs
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, reiteró este miércoles en Rabat su apoyo a las reformas democráticas emprendidas por Marruecos, "un ejemplo a seguir" para otros países árabes, al tiempo que ambos países acordaron celebrar una Reunión de Alto Nivel en 2012.
Esa reunión servirá para profundizar en la cooperación entre ambos países en todos los ámbitos, en especial el económico, según la presidencia española.
Después de entrevistarse con el rey Mohamed VI y con el jefe del nuevo gobierno marroquí, Abdelilá Benkiran, líder del partido islamista Justicia y Desarrollo (PJD), Rajoy reiteró su apoyo a las reformas democráticas emprendidas por el monarca.
"Es un ejemplo a seguir para muchos otros" que sitúan al reino alauí a la vanguardia del mundo árabe, sostuvo Rajoy, en declaraciones difundidas por el portal en internet de la presidencia española.
"España estará al lado de Marruecos para contribuir al éxito del país vecino porque no hay en el mundo un país más interesado que España en contar con un Marruecos democrático, próspero y estable", insistió el presidente español.
Rajoy aseguró, además, que el objetivo del nuevo gobierno conservador que preside es "abrir una nueva etapa de cooperación profunda y sólida, a todos los niveles".
En este sentido, Rajoy y Benkiran acordaron celebrar este mismo año una Reunión de Alto Nivel para "reforzar más las relaciones privilegiadas y de buena vecindad entre ambos países".
El presidente del gobierno español trasladó a Mohamed VI un "afectuoso saludo" del rey de España, Juan Carlos I. Durante su encuentro, abordaron "las relaciones entre los dos países en un clima constructivo, de amistad y de cooperación", destacó Rajoy.
Antes de reunirse con el monarca, Rajoy se entrevistó con su homólogo marroquí Abdelilá Benkiran, quien acudió al aeropuerto para recibir al mandatario español y después le acompañó a visitar el mausoleo de Mohamed V, donde están enterrados el abuelo y el padre del actual monarca, tal como manda la tradición a los dirigentes extranjeros que visitan Marruecos.
En una declaración conjunta, ambos dirigentes destacaron el buen momento que atraviesan las relaciones entre España y Marruecos y expresaron su intención de mantener una interlocución fluida en el futuro.
"Nuestra relación sólo puede ir a mejor", dijo Benkiran en una conferencia de prensa tras su encuentro con Rajoy.
Para Rajoy fue la primera visita oficial al extranjero como presidente del gobierno español desde que accedió al cargo a finales de diciembre. Para Benkiran fue la primera vez que recibía a un líder internacional desde que llegó a la presidencia de su país a principios de enero.
La visita de Rajoy a Marruecos se produce en momentos en los que ambos países están duramente afectados por la crisis y deben resolver espinosos temas a nivel bilateral, en materias como pesca, agricultura, comercio, seguridad, inmigración clandestina, así como la situación del Sáhara Occidental.
España, gran consumidor de pescado, trata de resolver el bloqueo, impuesto por el parlamento europeo en diciembre, a un acuerdo de pesca entre la Unión Europea y Marruecos, que ha llevado al gobierno español a reclamar compensaciones para su flota pesquera.
Por su parte, Marruecos quiere la ratificación del acuerdo con la UE sobre los intercambios de productos agrícolas, lo que frena Madrid que no desea ver su mercado inundado con productos marroquíes.
Ambos países pueden ayudarse en temas económicos. Afectadas por la crisis económica, las empresas españolas buscan nuevos mercados y pueden implantarse en Marruecos, un país que registró un crecimiento de un 5% en 2011, y en donde la mano de obra es relativamente barata.
Marruecos, que también sufre por los efectos de la crisis financiera de la Unión Europea, su principal socio, desea atraer inversiones que comienzan a faltar.
 
No hubo acuerdos concretos, pero sí el anuncio de una nueva era en las relaciones. Rajoy se mostró satisfecho, y elogió las "reformas democráticas".
LIBERTAD DIGITAL  PABLO MONTESINOS | RABAT 2012-01-18
España y Marruecos abrieron una "nueva etapa" en el marco de las relaciones bilaterales. Mariano Rajoy regresó a territorio patrio, tras algo más de siete intensas horas de reuniones y actos oficiales, con la impresión de que había cumplido en su primer viaje oficial. Se definió contento, satisfecho y muy relajado de puertas para adentro, tanto cuando se reunió con Abdeliah Benkiran, quien también se estrenaba como jefe del Gobierno, como con el monarca Mohamed VI, que usó su fluido castellano para mandar un afectuoso saludo a Juan Carlos I.
Fue más de una hora, más una extensa comida, con el primero y un despacho de poco más de treinta minutos con el segundo. Tiempo suficiente, en opinión de Moncloa, para afianzar las relaciones bilaterales, alejar viejos miedos y ponerse a trabajar de cara al siguiente encuentro bilateral, ya con temas concretos encima de la mesa, en el marco de las Reuniones de Alto Nivel (RAN) que no se celebran desde 2008. Será tras las vacaciones de verano, en un escenario aún sin concretar.
Una visita calculada hasta el milímetro; sobria hasta llegar a parecer fría. No hubo pompa ni a la llegada en la pista de autoridades del aeropuerto de Rabat, donde los honores de Estado corrieron a cargo de poco más de una veintena de soldados, como en el mausoleo de Hasan II y Mohamed V, en el que no hubo himno de los países -era un viaje oficial, no de Estado- y la entrega floral fue restringida.
"Gran éxito" de la primera reunión bilateral
La agenda se cumplió con precisión, y Rajoy y Benkiran se encerraron a medio día en el despacho del segundo para ponerse al día, tras sendos cambios de poder en sus países. Encima de la mesa, principalmente, una política económica común, y que afecta a unas 20.000 empresas españolas, de las cuales 800 tienen sede en Marruecos. Íntimamente relacionado, el sector turístico, como pilar para afianzar a los "amigos" Madrid y Rabat.
Así lo elevaron a la opinión pública ambos presidentes, en una comparecencia sin preguntas, y sin móviles, en la que Rajoy se explayó mucho más y marcó el camino. "Importancia estratégica" o "comunicación fluida" fueron algunos de los términos elegidos por el mandatario español. El marroquí le siguió destacando "el gran éxito" de la cita, "primer eslabón de una cadena de encuentros exitosos".
Pero, si en algo puso el acento Rajoy, fue en el tema democrático. De los pasos dados hasta ahora por Marruecos y de los que aún se tienen que dar. Hasta tres veces se refirió a ello a micrófono abierto, y a las claras lo expuso a sus interlocutores, según pudo saber este diario. "El proceso de reformas coloca a Marruecos a la vanguardia del mundo árabe", proclamó, para a renglón seguido poner el acento en que "no hay un país más interesado que España en contar" con un país vecino en la buena dirección.
El equipo internacional de Moncloa admitió que las medidas tomadas por Marruecos "son insuficientes", pero sí "en la buena dirección". "Estamos donde estamos y estas cosas son lentas", dijeron a las claras fuentes de la delegación. Sea como fuere, para Rajoy, el paso dado era de aplaudir, y así lo hizo públicamente.
La lucha contra todo tipo de terrorismo, la relación cultural o la política migratoria fueron otros de los puntos tratados con Benkiran. Una cita más larga de lo habitual, más aún si a la hora de reunión en el palacio presidencial se une el almuerzo que mantuvieron en la Casa de Huéspedes Reales. Buen clima incluso cuando se trató el espinoso asunto del Sáhara, en el que las diferencias son insalvables. Rajoy escuchó lo que le querían decir desde el Ejecutivo marroquí, pero no cedió. No habrá avances en este sentido, según corroboraron desde Moncloa.
Por su parte, de los labios de Benkiran no se escuchó "Ceuta" y "Melilla" y, como se preveía, Rajoy tampoco sacó a colación los hostigamientos que estas ciudades autónomas tuvieron que soportar del reino de Mohamed VI. Atrás quedaron, casi olvidadas -al menos, oficialmente, las manifestaciones hace doce meses contra el PP, y que contaron con el plácet oficial.
Sin acuerdos sobre la pesca
Capítulo aparte fue el de la pesca, aunque tampoco se cerraron acuerdos concretos. Los interlocutores quedaron en "hablar" de ello en próximas reuniones, y en el caso español elevará al Consejo Europeo una petitoria para que se trabaje en una "solución". "Vamos a intentar presionar" a la UE, llegaron a informar fuentes autorizadas. Cabe recordar, como así lo hace constantemente Miguel Arias Cañete -ministro del ramo-, que actualmente buena parte de la flota pesquera de Andalucía y las Islas Canarias está amarrada, con el consiguiente drama humano.
Tras cumplir con las autoridades marroquíes, café en la embajada española, una impresionante casona en uno de los mejores barrios de la ciudad completamente reformada. Allí despachó con el embajador, Alberto Navarro, e hizo balance: "Era el primer contacto, vamos a intentar mantener una buenas relaciones. Se han dado muy buenos pasos en la buena dirección", resumió el jefe del Ejecutivo.
Y de ahí, de nuevo, al aeropuerto, donde le esperaba el vuelo a bajo coste escogido por el presidente, ejemplo de su política de austeridad. Rajoy se desplazó en Falcon y no en el Airbus que utilizaba José Luis Rodríguez Zapatero. Avenidas cortadas, en una ya de por sí caótica ciudad, para una delegación también muy reducida, con menos de una docena de asesores. Sólo dos personas clave: Jorge Moraga, su jefe de gabinete, y Carmen Martínez Castro, secretaria de Estado de Comunicación.
Tras este kit-kat, vuelta a la realidad. En cada hueco que tuvo, el presidente ojeaba su móvil para saber cómo iba a la prima de riesgo así como los mercados. Este jueves, a las diez, presidirá la reunión de Comisión Delegada de Asuntos Económicos. El viernes, el Consejo de Ministros seguirá deshojando el plan de reformas, con la vista puesta en el Consejo Europeo del día treinta.

 

Mariano Rajoy se ha reunido también con Abdelilah Benkirán y Mohamed VI
Busca impulsar las relaciones comerciales y apoyar las reformas políticas
EL MUNDO  Agencias | Bruselas | Rabat  18/01/2012 18:00 horas
El comisario europeo de Ampliación y Política de Vecindad Europea, Stefan Füle, aprovechará su visita a Rabat este miércoles y jueves para firmar dos acuerdos de cooperación con el nuevo Gobierno marroquí para promover la energía solar y una mejor utilización de los recursos de agua por valor de 37 millones de euros.
En concreto, el Ejecutivo comunitario destinará 30 millones del presupuesto comunitario para contribuir a promover la energía solar en la planta de Ouarzazate y los otros 7 millones para financiar el programa de Eficiencia Energética de Agua Potable, según ha informado éste en un comunicado.
Füle inicia este miércoles un viaje de dos días a Marruecos con una agenda marcada por los problemas para negociar un nuevo acuerdo de pesca que permita a la flota comunitaria volver a faenar en aguas gestionadas por Rabat, después de que en diciembre tuvieran que retirarse de inmediato por el veto de la Eurocámara al régimen pesquero.
Se trata de la primera visita de alto nivel de un representante de la Unión Europea al país magrebí desde las elecciones de noviembre que han llevado a la formación del Gobierno de Abdelilá Benkirane al poder y tiene como objetivo "establecer relaciones de trabajo" con las nuevas autoridades, según fuentes del departamento del comisario.
Diversas reuniones
El comisario tiene previsto reunirse con el nuevo primer ministro Benkirane, además de con los ministros de Exteriores, Saaed el Othmani, y el titular de Economía, Nizar Baraka, entre otros, según ha confirmado fuentes de su departamento. También se verá con los presidentes de ambas cámaras parlamentarias.
Entre los puntos más sensibles de la agenda figuran las relaciones en el ámbito de la pesca, alteradas por el veto del Parlamento Europeo a una prórroga temporal que permitía a la flota comunitaria --en su mayoría barcos andaluces y canarios-- operar en la zona hasta finales del próximo febrero.
Las dudas respecto al respeto de los Derechos Humanos de la población del Sáhara Occidental, a la rentabilidad económica del acuerdo existente y a una posible sobrepesca llevaron a los eurodiputados a reclamar a la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, que negocie nuevas condiciones más estrictas. Damanaki está a la espera de que los 27 acuerden las bases con las que negociar, pero ya ha establecido contactos informales con Rabat.
Acuerdo pesquero
Así las cosas, el asunto de un nuevo acuerdo de pesca "será sin duda un tema de discusión" entre el comisario Füle y la parte marroquí, según fuentes comunitarias que no han aclarado si estos contactos servirán para adelantar a Rabat el mandato de negociación que propone Damanaki.
La Comisión Europea ha expresado en las últimas semanas su "compromiso" por mantener el diálogo con Rabat en materia de pesca y de avanzar hacia un nuevo acuerdo que responda a las exigencias de la Eurocámara. España, por su parte, ha cifrado en al menos 15 millones de euros las ayudas para el sector si no puede pescar en la zona durante un año y ha instado a Bruselas a negociar con urgencia un nuevo régimen.
Füle tienen previsto, además, abordar otras cuestiones comerciales durante su viaje, tales como la ratificación --aún pendiente-- de la Eurocámara del acuerdo agrícola cerrado por las partes en 2010 y que, una vez que entre en vigor, permitirá la entrada en el mercado comunitario de un mayor volumen de tomate de este país con arancel reducido.
También se espera de este viaje que permita avanzar en los preparativos para un nuevo plan de acción en el marco del estatus avanzado que la Unión Europea otorgó a Marruecos en 2008, fijar contactos de cara a negociar un acuerdo de comercio libre más amplio y la liberalización del intercambio de servicios, entre otros asuntos.
Bruselas ya ha propuesto abrir negociaciones con Rabat con vistas a firmar un acuerdo de libre comercio e impulsar un acuerdo para facilitar la movilidad de los ciudadanos marroquíes hacia la UE. "Los progresos en estas cuestiones darán sustancia al Estatus Avanzado otorgado a Marruecos en 2008", ha asegurado el Ejecutivo comunitario en un comunicado.
Un 'socio estratégico'
La Unión Europea ve en Marruecos un socio estratégico al sur del Mediterráneo y quiere apoyar de manera clara las reformas que el reino alauí está introduciendo en áreas como la económica y la política, explican fuentes comunitarias.
Antes de poner rumbo a Rabat, Füle ha considerado "muy positivas" las reformas políticas y económicas "sustanciales" emprendidas por un socio "clave" para la UE como es Marruecos.
"El camino hacia la consolidación de la democracia y el Estado de derecho, que también promueve el desarrollo inclusivo y sostenible, merece todo el apoyo de la UE", ha asegurado en un comunicado.
En este contexto, el comisario Füle espera que su viaje le permita abordar con la parte marroquí la evolución de la llamada 'primavera árabe', que el pasado año impulsó movilizaciones pacíficas en distintos países del norte de África para reclamar cambios democráticos.
Visita de Rajoy
Por otro lado, el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, ha iniciado, también este miércoles, su agenda en el exterior con una visita oficial a Rabat, donde se ha reunido con el presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán, y con el rey Mohamed VI para impulsar las relaciones comerciales y apoyar las reformas políticas en el país.
Al margen de discrepancias tradicionales sobre cuestiones como el Sáhara Occidental y el estatus de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, ambos Gobiernos, que han comenzado hace poco su andadura, han destacado en los últimos días la fluidez de las relaciones bilaterales.
Según ha subrayado el Ejecutivo de Rajoy, España quiere que esa relación tenga carácter prioritario y desea fomentar los flujos comerciales, de inversión y de turismo.
En estos momentos España es el segundo país inversor en Marruecos, después de Francia, y hay instaladas en el país más de 500 empresas españolas.
El Gobierno español ha subrayado también la importancia del momento en el que se realiza el viaje, dado que Marruecos, al reformar su Constitución el año pasado, ha iniciado un proceso de reforma política "de gran calado". Además, dado que las dos administraciones están dando sus primeros pasos, será una buena ocasión para establecer una agenda de trabajo común para los próximos años, con intercambio de visitas y contactos.
 

--
 
© Sahara Jaén