Inicio
Este es el texto que reemplazará la película flash
Denuncia al Gobierno español por exportación “ilegal” de material bélico al reino alauita, coincidie

Madrid, 15 de julio de 2013.- Un grupo de representantes de CEAS-SAHARA, Justicia i Pau, la Asociación de Juristas Andaluces por el Sahara (AJASAHARA), el Observatorio asturiano para el Sahara Occidental y el Observatorio aragonés para el Sahara Occidental han realizado una concentración esta mañana ante la sede del Ministerio de Economía y Competitividad. El objetivo: interponer una denuncia para paralizar la exportaciones de nuevos vehículos militares con destino a Marruecos, una operación comercial prohibida por la normativa española que impide estas transacciones a países en los que existen tensiones o conflictos internos y donde no se respetan los Derechos Humanos, así como por tratados internacionales contra la venta de armas suscritos por España.

Al mismo tiempo, el Rey de España, Don Juan Carlos, inicia hoy, lunes 15 de julio, un viaje a Marruecos, acompañado de Ministros y representantes del mundo empresarial. Desde las asociaciones de solidaridad con el Pueblo Saharaui se insiste en que “las relaciones de buena vecindad y amistad con Marruecos no deben hacer olvidar que a pesar de que la industria de armamento, incluido los transportes militares, es un negocio, la promoción exterior del mismo está sujeta a la Ley 53/2007 que impide vender armas a países que vulneren los derechos humanos, así como al el Tratado sobre la Venta de Armas de la ONU, aprobado apenas hace unos meses”.

Los denunciantes subrayan que “España ha incumplido sus compromisos internacionales con el pueblo saharaui y quedan muy lejanas las palabras pronunciadas por Don Juan Carlos el 2 de noviembre de 1975 cuando ante militares españoles declaraba España no dará un paso atrás, cumplirá todos sus compromisos, respetará el derecho de los saharauis a ser libres-” .

“Pedimos del Jefe de estado español que se desvincule de cualquier iniciativa de promoción empresarial vinculada a la venta de material de defensa con destino a Marruecos –continúan- y que recuerde a Mohamed VI las palabras pronunciadas hace 37 años proclamando el respeto de los compromisos internacionales de España y el derecho de los saharauis a ser libres”.

 

 

 

La sospecha de las entidades denunciantes no es infundada. El pasado mes de abril el ministro de Defensa marroquí visitó junto con su homólogo español, Pedro Morenés,  una fábrica de vehículos militares en Santiago de Compostela. El objeto de la visita era interesarse por los nuevos modelos que produce esta empresa. Durante años hemos comprobado cómo estos vehículos se emplean activamente en los operativos logísticos que las fuerzas de ocupación marroquí desarrollan en el Sahara ocupado. Especialmente, después del desmantelamiento del campamento de protesta Gdeim Izik.

España ha vendido vehículos militares a Marruecos durante muchos años y a pesar de que las autoridades españolas han manifestado que no se emplean en el Sahara ocupado la realidad es bien distinta.

Hassana Aalia es uno de los activistas saharauis que han participado en la concentración de esta mañana. Este joven de 26 años está condenado a cadena perpetua por un tribunal militar marroquí a raíz de su participación en el campamento de Gdeim Izik, en cuyo violento desmantelamiento, precisamente, se certificó el uso de vehículos militares Vam Tac.

A pesar de que en 2011, el Gobierno español acordó oficialmente la suspensión temporal de cualquier exportación de material de defensa a países del Norte de África envueltos en las revueltas de la primavera, permitió el envió al Reino de Marruecos de aeronaves categoría 10 valoradas en 1.529.901 €. con destino a las Fuerzas Armadas marroquíes y material de doble uso por importe de 1.580.858 €, y autorizó la exportación de material de defensa correspondientes a la categoría de bombas, torpedos, cohetes, misiles y otros productos y tecnologías de doble uso por un importe total de 2.352.444 €.

 
© Sahara Jaén