Inicio
Este es el texto que reemplazará la película flash
"Hasta el verano que viene"

Los refugiados saharauis ya pisan arena y sienten la textura de los abrazos de sus familias. Ayer por la tarde la Cruz Roja de Jaén volvía a ser, como cada año, el punto de despedida de los pequeños saharauis y sus familias de acogida, La ilusión, los nervios, las risas y el llanto se acumulaban a medida que los minutos pasaban. Las familias se encargaron de cargar en un camión las cajas que los pequeños llevan como equipaje al desierto. Aceite, miel, chocolate, jabón, ropa...la lista de todo lo que los saharauis querían llevarse de vuelta a su casa se hizo demasiado larga.

Alrededor de las seis de la tarde los niños ponían rumbo al aeropuerto de Málaga. Entre los últimos adiós hay quien se esconde tras las gafas de sol para tapar la tristeza, hay quien juega hasta el último momento y sube al autobús con una gran sonrisa y hay quien llora porque sabe que no volverá a España. Tras una larga jornada de viaje, el vuelo salió a las una de la madrugada y esta mañana las familias de acogida ya recibían las primeras llamadas de teléfono desde los campamentos que avisaban de que los pequeños ya estaban en casa.

La Asociación de Apoyo al Pueblo Saharaui de Jaén manifiesta que el programa Vacaciones en Paz 2014 ha sido todo un éxito, con cinco decenas de pequeños en la provincia, el verano en estas casas andaluzas ha transcurrido sin ningún altercado. Los pequeños acudieron a sus revisiones médicas y vuelven sanos y fuertes a los campamentos.

Una vez finalizado el programa las familias ya piensan en trabajar duro para que el próximo verano los pequeños saharauis vuelvan a la provincia, mientras tanto las llamadas de teléfono y el recuerdo de un gran verano sirve de empuje para seguir adelante.

¡Gracias a todas las familias de Vacaciones en Paz!

 
© Sahara Jaén