Inicio
Este es el texto que reemplazará la película flash
Comisión de voluntarios atienden a población saharaui en campamentos

 

Una treintena de compañeros viajaron a los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf donde atendieron a la población en materia de salud, educación social, medio ambiente y tecnología como parte del proyecto de cooperación internacional que la asociación de Apoyo al Pueblo Saharaui de Jaén llevó a cabo durante quince días, del pasado 25 de noviembre al 11 de diciembre.

 

Una decena de médicos, seis enfermeros, un podólogo, un fisioterapeuta, cinco auxiliares de clínica, dos trabajadores sociales, un técnico de laboratorio, un geógrafo, una maestra, un informático y la coordinadora del proyecto y presidenta de la asociación, Franma Ruiz, formaron parte de un proyecto de cooperación internacional que persiguió mejorar la salud y condiciones de vida de la población refugiada saharaui, exiliada en el desierto argelino de Tinduf desde hace 41 años.
Los sanitarios que formaron la comisión pasaron consulta en varios campamentos saharauis como Auserd, Bojador o Smara y en el hospital nacional de Rabuni, capital administrativa de los campamentos. Los médicos, enfermeros y auxiliares, además de pasar consulta, apoyaron el trabajo de los escasos médicos locales y fomentaron la formación entre ellos.
Por su parte, el podólogo y fisioterapeuta pasaron consulta en el hospital y en centros de personas con discapacidad. “Los casos son extremos o de evidente discapacidad, ya que la fisioterapia no es una ciencia tan conocida y practicada como en España, por ejemplo”, explica Miguel Ángel, el fisioterapeuta del grupo, quien tras el tratamiento diseñaba un plan para que los educadores locales continúen en el tiempo dando continuidad a la estimulación.
En cuanto a los técnicos de laboratorio, además de hacer analíticas, apoyaron la formación de los profesionales locales para reforzar este campo. María, técnico de laboratorio, impulsó un protocolo de actuación en el laboratorio de Rabuni con el fin de hacer un trabajo común con el resto de cooperantes que vayan a trabajar en este ámbito y con los técnicos locales.
En el campo de la educación social, los trabajadores sociales y maestras llevaron a cabo diversas iniciativas en centros de personas con discapacidad con el fin de apoyar a este sector de la población. Entre las actividades, destacan talleres para la educación en higiene bucal como el que Paqui, trabajadora social, y Natalia, maestra, que impartieron en el centro de personas con discapacidad de Bojador. Once saharauis, de entre 5 y 25 años, y las dos voluntarias del proyecto hicieron un mural e inventaron una canción para concienciar a niños y jóvenes de la importancia de una boca sana.
Además el equipo educativo dio clases de español en centros de primaria, ya que el español es la segunda lengua oficial de una población que fue colonia española hasta 1975.
En el terreno de la tecnología, el compañero informático Blas actualizó la base de datos del hospital para lograr tener todos los antecedentes médicos e informes actuales de cada paciente y optimizó los equipos de la televisión saharaui para que la población no sufra cortes de señal en la emisión.
Por su parte, el equipo de medio ambiente visitó la planta de tratamiento de aguas potables, donde los saharauis logran potabilizar 35m3 por cada 50m3 de agua que tratan de un pozo situado a 100 metros de profundidad. Los compañeros de la asociación ayudan a idear la forma en la que no se desperdicie el resto de agua, que se deshecha por tener demasiada sal.
Además, Antonio, biólogo del proyecto, enseñó a los saharauis a construir hornos solares a partir del reciclaje, utilizando tan solo dos cajas de cartón, aluminio y pintura negra, estructura que permite cocinar un alimento en tres horas al sol.
En el plano político, la presidenta de la asociación mantuvo encuentros con diferentes ministros, como la de Asuntos Sociales y Promoción de la Mujer, Mahfuda Mohamed, el de Salud, Mohamed Lamin, y el de Juventudes y Deportes, Ahmed Lehbib. Con estos encuentros se pretende fortalecer los proyectos de apoyo que la asociación jiennense lleva a cabo en estas materias con la población saharaui y discutir nuevas formas de colaboración, siempre basada en las prioridades de la población saharaui.
La población saharaui vive en un estado de continua alerta producida por las últimas tensiones políticas entre Marruecos, estado que ocupa el Sáhara Occidental, y el Frente Polisario, representante legítimo de los saharauis. A ello se suma la situación humanitaria de la población que ve como la despensa de la ayuda internacional disminuye y la falta de oportunidades laborales de los jóvenes les empuja a la desesperación tras un refugio de 41 años.

diciembre 2016

 
© Sahara Jaén